El blog de epaDesign

Recopilatorio de publicaciones de Emiliano Perez Ansaldi

El atajo


Dice la Real Academia Española sobre la palabra “atajo”:

(De atajar).

1. m. Senda o lugar por donde se abrevia el camino.

2. m. Procedimiento o medio rápido.

3. m. Separación o división de algo.

4. m. Acción y efecto de atajar (‖ un escrito).

5. m. hatajo (‖ pequeño grupo de ganado).

6. m. despect. hatajo (‖ grupo de personas o cosas).

7. m. Esgr. Treta para herir al adversario por el camino más corto esquivando la defensa.

8. m. ant. Ajuste, corte que se da para finalizar un negocio.

He marcado el primero y el último porque es de lo que quiero hablar hoy. Al igual que en la vida, en los cuentos existen dos acepciones para la palabra “atajo”. Está el que tomaba el Sr. Phileas Fogg en “La vuelta al mundo en 80 días” para ganar la apuesta; y está también el que toma el lobo de “Caperucita Roja” para comerse a la abuelita.

Ambos sirven para cortar camino. Uno con un fin bueno y el otro con uno claramente malo.

Lo mismo está pasando desde la eclosión de las redes sociales, y que se volvió a vivir con particular virulencia con Google Plus.

Las redes sociales no son otra cosa que el reflejo de la vida real en Internet. Y como tal, existen buenas y malas personas, honestas y corruptas, moderadas y desbocadas, con sentido común o sin él.

Obviamente que es más fácil conseguir amigos que fans en Facebook.

Obviamente que es más fácil seguir a dos mil personas / marcas en Twitter especulando con el follow back.

Obviamente que todos sabemos crear un perfil de empresa como usuario en Google Plus.

Obviamente que todos sabemos bajarnos vídeos de otros de YouTube, volverlos a subir como si fueran nuestros, y lo que es peor; cambiarle el título según vea que es lo más visto ese día o esa semana.

Pero estamos también los que no lo hacemos; (entre otras cosas porque es ilegal) y están aquellos que han venido al mundo sin esa cuota de moralidad y se creen más listos que todos.

Están también los que se creen que con crear una cuenta en Twitter, ya se les inserta en el cerebro automáticamente la mejor y más recomendada manera de usarlo.

Es el caso de Fernando Tejero; que por desconocer cómo se hace un RT, está teniendo que soportar toda clase de insultos (no merecidos, por otra parte).

Una parte de la “culpa” la tienen estas redes, que fueron creciendo de forma tan acelerada que no se pudieron adaptar y regular los usos fraudulentos de sus estructuras.

Siempre habrá malas personas / empresas. Tuve el placer de comprobar en primera persona como Google Plus borraba dos perfiles privados creados por dos agencias de comunicación para “experiementar”.

Ese es el punto que enerva más. Cómo empresas del sector pueden ser capaces de hacer una cosa así? Qué es lo que enseñarán a sus clientes? Qué saltándose los términos de uso de las redes sociales se consiguen resultados más rápidos?

Si. Puede ser que así sea. Pero cuando Facebook, YouTube, Twitter, Google o la red que sea, te quite los miles de “amigos” que conseguiste fraudulentamente; en Servilia y el resto de agencias que tratamos de hacer las cosas bien, te recibiremos con los brazos abiertos.

Entonces tú, como empresa, tienes la última palabra. Cuál de las dos acepciones de “atajo” quieres usar? La 1 ó la 8?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: